Frase del mes


«La sátira es el arma más eficaz contra el poder: el poder no soporta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos.»
Dario Fo

«Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para subirse a un árbol, se pasará el resto de su vida pensando que es un inútil.»
Albert Einstein

jueves, 30 de diciembre de 2010

Orgullo y Prejuicio

A pesar de que es el título de una bonita película victoriana, no me refiero a ella.

Hoy vengo cabreada y frustrada. Y por eso os voy a contar un cuento...

Orgullo y Prejuicio son dos hermanas que tienen la lengua viperina, afan por la destrucción y un apetito voraz de paciencia ajena. Son como las dos típicas viejas de pueblo que se ponen a criticar a la gente en las esquinas de la calle, observando, aunque normalmente se esconden tras sus persianas, sus cortinas...tras sus ventanas.

En cuanto oyen caerse a alguien por la calle van corriendo a mirar quien ha sido. Y por supuesto con la intención de reirse de esa persona más tarde con su amiga la Envidia.

Envidia gusta mucho de vestir de verde, pero no de un bonito verde...siempre va de verde moco, verde vómito. Si os pensabais que Orgullo y Prejuicio tienen tanta creatividad para inspirar los actos que estas dos cometen. Estais muy equivocados.

Todo viene de Doña Envidia, la vecina de la acera de enfrente. Se cosca de todo y nunca tiene suficiente. Por sí sola no es capaz de hacer nada, solo es una vieja vestida de un horrible verde que se pasea e invita a café a sus dos socias. Entonces les cuenta que la pobre vecina Inocenta( omitiendo lo de "pobre", porque eso es de hipócritas según ella, la Inocenta está forrá de dinero, o tiene un marido estupendo, o unos hijos mejores que los suyos), se ha comprado unos zapatos con 1 cm más de tacón, rojo puta y que va por ahí enseñando los talones como una indecente. Inocenta es solamente digna de criticar, no existe más dignidad para ella.

Allá que van al correrío de vecinas la Orgullo y la Prejuicio a contarle al resto el resbalón tan estúpido que tuvo la Inocenta, que pa´eso se lo merece la muy marrana. Y el resto de vecinas...

Pues se pusieron a reir, cómo no, que se joda la Inocenta, ¿ quien se ha creido que es llevando esos bonitos y elegantes zapatos rojos?. El resto del tiempo ya se habían reido de Inocenta porque siempre llevaba su vestido blanco, impoluto y pasaba entre la gente sin pena ni gloria, como un fantasma ajeno al tiempo. Y sin opción a tener amistad con Autoestima, que esa es otra vieja que odia Envidia a muerte. Se cuida especialmente Envidia de cruzarse mucho con Autoestima, porque ésta le tiene muchas ganas.

Autoestima y Orgullo son primas por parte de madre. Pero son muy distintas. Autoestima piensa que puede conseguir lo que sea si trabaja duro, Orgullo en cambio dice que ella, como tiene parentesco con Alcurnia, no tiene que hacer casi nada para conseguirlo y que por eso todo lo suyo es lo mejor. Bueno pues cuando Autoestima se enteró del desaguisado de la pobre ( para ella sí que era "pobre) Inocenta, la invitó a su casa a comer bizcocho. Y la mujer, pues aceptó. ¿ Que iba a hacer, si no?.

Prejuicio se enteró de la invitación porque Autoestima se lo contó muy contenta. A ella le daba igual la cara que ponia Prejuicio, pensaba " qué gesto más arrugado y espantoso, tienes hija mia", ella era así, tan fresca. Y claro, al final de todo esto se enteró la Envidia.

- No vayas a casa de esa, que dicen en el pueblo que tiene un perro que se llama "Cambio", que muerde a bobas como tú- le gritó Envidia a Inocenta cuando salieron de la Ascociación de Vecinos.

Inocenta, como es tan inocente, pues se asustó. Pero autoestima que era muy avispada, la cogió por el brazo desde atrás. habia oido gritar a Envidia lo anteriormete dicho.

- Lo que tienes que hacer es hacer cosas para tí, y no esperar que viejas tan malvadas con estas te amarguen la existencia!.

Inocenta no le dijo nada, solo la siguió a su casa. Y por fin conoció al perro " Cambio". Al principio parecia amenazador y no sabía muy bien qué le iba a pasar cuando se acercara...empezó a temblar...y Autoestima le dijo...
- Cuando veas que viene el Cambio, no le muestres miedo, que lo huele, tú sonrie, acercate, muestrale tus brazos y verás cómo te vendrá bien.

Y la pobre Inocenta dejó de ser tan pobre, para solo llamarse ( con el mote que le puso Autoestima) "Bondad" y aprendió en un solo dia....

Que la Envidia es mu mala,
Que la Orgullo y la Prejuicio no la atacan cuando la Envidia se va, son muy cobardes,
que la Autoestima le hacia falta para dejar que viniera Cambio,
y que a partir de ahora haría las cosas bien con los demás, porque pa eso era la Bondá...

Y colorín colorado, espero que hayais aprendido algo....

Noa, Ligeramente plena y plenamente viva.

3 comentarios:

Miguel dijo...

Esto me recuerda a los comics de The Sandman :P

Una buena historia. Creo que no todo es explicable por medio de estas "cualidades", pero también se aproxima bastante. Falta Miedo, falta Ignorancia y alguno me dejaré... Pero me gusta :)

Slugy dijo...

Ya somos dos a los que le gusta...

Beavis and Butthead dijo...

Me alegro de que guste, muchas gracias...y recordad...si os cruzais con Doña Envidia por la calle...llamad a Autoestima para hacerle frente...